El árbol de los peluches: una curiosa leyenda

El árbol de los peluches: una curiosa leyenda – Laura Tejerina

En el barrio sevillano de Pino Montano hay un curioso árbol de peluches donde los vecinos siguen colgando continuamente adorables seres de pelo por una leyenda urbana. Muchos creían que en esa ubicación tuvo lugar un accidente que mató a un niño hace unos años.

Pero ya casi todos saben la verdad del “mito” del árbol de los peluches. ¡Sigue leyendo para descubrirlo!

La leyenda del árbol de los peluches en Sevilla

Según explican en el diario ABC, el árbol en cuestión empezó a acumular peluches por pura casualidad. Hace tres años, un bombero de la estación de la zona encontró un peluche gigante de oso perezoso en una salida para una emergencia.

Después de unos ejercicios prácticos al aire libre, dicho bombero colgó el peluche en el árbol. El pobre oso perezoso pasó desapercibido durante semanas, hasta que los bomberos decidieron unir un perro de peluche más “para que le hiciera compañía”. Era un peluche muy viejo que una señora tenía intención de tirar a la basura.

El resto es historia: todos los niños que pasan por el árbol quieren también que su peluche favorito se quede allí. La iniciativa del bombero Javier Roda siguió adelante gracias también al resto de bomberos de la estación.

Por las noches, Roda se cubre con una sábana blanca y se encarama al árbol para seguir colgando peluches. Sus compañeros también le ayudan en esta causa del “fantasma de los peluches”.

Poco a poco, los vecinos también han contribuido al mito y han ido colgando los peluches de los niños cuando estos se hacen mayores… Pero también hay noticias tristes, porque a veces hay peluches que desaparecen y sus antiguos dueños lloran desconsolados cuando ya no los ven en el árbol.

Según explican los bomberos, han comprobado con pena que muchas familias sin recursos se ven obligadas a descolgar peluches del árbol porque no pueden permitirse comprar juguetes nuevos para sus hijos.

——————————————————————————————————————————-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *