Free Yoga by Oysho 2016 Madrid: una experiencia mágica

Free Yoga by Oysho Madrid 2016

El pasado sábado 4 de junio tuve la ocasión de asistir al evento Free Yoga by Oysho de Madrid, una experiencia que tenía muchas ganas de repetir desde que participé en la edición de 2014 (en 2015 no pudo ser porque estaba trabajando en Bruselas y trotando por el centro de Europa).

Esta vez, la experiencia no me ha decepcionado: la clase, de hecho, me gustó más que en 2014, y agradecí mucho que hubiera esterillas para todos los asistentes. Eso sí: con los duros adoquines del suelo de la Plaza Mayor, siempre viene bien llevar una esterilla propia para ponerla por debajo y tener así un poco más de amortiguación.

Free Yoga by Oysho: una marea de yoguis en la Plaza Mayor de Madrid

Free Yoga by Oysho Madrid 2016

Ya había aprendido la lección la otra vez y decidí exagerar un poco más mi madrugón para asegurarme un hueco en una zona con buena visibilidad en la plaza. El evento comenzaba a las 11 y la apertura de puertas estaba prevista para las 10, así que me organicé con la amiga que me iba a acompañar y llegamos para hacer cola desde las 9 de la mañana.

Para mi sorpresa, llegamos al mismo punto de la fila en el que estábamos dos años antes, a pesar de haber madrugado media hora más. En cualquier caso, no paraba de llegar gente y decidí que merecía la pena hacer un vídeo para transmitir mejor esa atmósfera especial de espera y emoción.

Free Yoga by Oysho es un evento que se celebra tres veces al año: una en Madrid, otra en Barcelona y otra en Milán (Italia). El concepto me parece fantástico: una clase de yoga vinyasa –un estilo de yoga muy dinámico– al aire libre, en un lugar emblemático de la ciudad, y totalmente gratuita.

Este año contamos además con algo de música en directo y la experiencia global fue mágica. Desde donde me situé con mi amiga podíamos ver perfectamente una de las tarimas con una profesora voluntaria, y a lo lejos también veíamos fácilmente la pantalla sobre el escenario.

Free Yoga by Oysho Madrid 2016

Merece la pena señalar dos problemas con la organización: un control de acceso muy caótico –he leído que muchas personas que tenían reserva hecha se quedaron sin poder participar– y demasiadas aglomeraciones para probar los productos de los patrocinadores (yogures Activia, bebidas vegetales de Alpro y aguas de sabores de Solán de Cabras).

Por lo demás, fue un plan perfecto para un sábado por la mañana. ¡Repetiré el año que viene!

Ooooooommmmm…

Free Yoga by Oysho Madrid 2016

——————————————————————————————————————————-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *