Trabaja sin distracciones con la Técnica Pomodoro

Trabaja sin distracciones con la Técnica Pomodoro – Laura Tejerina

Hoy me toca hablar de un  método de productividad que ha revolucionado mi manera de trabajar. La Técnica Pomodoro, inventada por Francesco Cirillo, es el mejor sistema que he conocido hasta ahora para dividir las tareas, aprovechar el tiempo y alcanzar altísimos niveles de productividad controlando el estrés.

Tanto si trabajas desde casa como si “convives” con otros compañeros en la oficina, necesitas aprender a evitar distracciones. No es fácil mantener la concentración y unos altos niveles de productividad continuos, pero hay métodos que pueden ayudarte.

Existen, por ejemplo, extensiones para el navegador que te prohíben acceder a Facebook y a otros sitios objeto de distracción. Sin embargo, la solución es parcial. A lo mejor necesitas las redes sociales por tu trabajo, de todas formas sigues distrayéndote con el móvil.

¿En qué consiste la Técnica Pomodoro?

La Técnica Pomodoro es un sistema de distribución del tiempo y de tus tareas. La idea clave es la división del tiempo en periodos de 25 minutos de trabajo sin distracción seguidos de 5 minutos de descanso.

Para poner en marcha el método, solo necesitas sentarte a trabajar y activar un contador de 25 minutos. Puedes usar uno de cocina o instalar cualquier aplicación en el móvil o en el ordenador que se base en la Técnica Pomodoro.

Trabaja 25 minutos a tope de concentración, descansa 5 minutos. Y repite. Lo ideal es que cada cuatro “Pomodori” completos hagas un descanso de 15 minutos en lugar de 5.

Y hay otras normas estrictas, como por ejemplo:

  • No se puede poner en pausa el Pomodoro. Si te distraes, recupera rápido la concentración y sigue adelante para no perder más tiempo.
  • No se debe trabajar durante el descanso, ni están permitidas las distracciones durante el periodo de trabajo.

Una vez dominadas estas cuestiones básicas, el aprendizaje de la Técnica Pomodoro se puede llevar a niveles mucho más avanzados para obtener mejores resultados. Por ejemplo: planificación de tareas en función de los Pomodori que hacen falta, control de Pomodori “excesivos” de un día para mejorar la gestión del tiempo al día siguiente, etc.

Aunque aplico muchas de las guías que ofrece Francesco Cirillo, hay otras que no son para mí. No sigo al 100% la Técnica Pomodoro porque la he adaptado a mis necesidades.

Lo que más valoro del sistema (además de haber aprendido a trabajar sin distracciones) es que el Pomodoro se ha convertido en la unidad de mi tiempo:

  • Calculo todas mis tareas en función de los Pomodori que necesitan.
  • Convierto las horas en Pomodori. ¿Tengo una hora y media para trabajar? Eso significa que tengo 3 Pomodori, y los voy a aprovechar en…
  • Cada día apunto el número de Pomodori que he completado y analizo cuánto tiempo he pasado trabajando y cuántas tareas he sido capaz de realizar. Eso me permite seguir mejorando a diario para ser más productiva.

¿Te animas a probar la Técnica Pomodoro?

——————————————————————————————————————————-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 × uno =