Grumly, el osito que inspiró los anuncios de Mixta

Grumly, el osito que inspiró los anuncios de Mixta – Laura Tejerina

Hoy me apetece, una vez más, publicar una entrada sobre peluches. Quiero hablaros de Grumly, la creación de Jemini que hizo historia en la sociedad francesa de los años 90 y que revolucionó la televisión con unos spots totalmente fuera de lo común.

Descubrí los vídeos por pura casualidad (como ocurre a menudo al pasar de un “vídeo relacionado” a otro en YouTube) y me di cuenta de que el estilo cómico y absurdo de los anuncios me recordaba mucho a ese toque propio de la publicidad de Mixta. Me pregunto si el grupo Publicis se inspiró en el divertido osito Grumly…

Pero, por favor, que nadie me malinterprete: no estoy poniendo en entredicho el original trabajo creativo de dicha agencia. ¡Los anuncios me parecen excepcionales! Lo único que pretendo al relacionar las campañas de estos productos es expresar mi opinión: me parece que ese estilo “alternativo” marca la diferencia. A mí, por lo menos, me parece muy gracioso y me hace recordar el producto y la marca porque es distinto…

Voy a hablaros de Grumly incluyendo información que he extraído y traducido de este artículo. Aunque esté en francés, os recomiendo que intentéis leerlo (ya sea con vuestros conocimientos del idioma o con algún servicio de traducción), porque aquí solo voy a escribir un breve resumen.

Como ya he comentado, este peluche nació en Francia en los años 90, pero salió al mercado con un presupuesto muy bajo para publicidad. Y, lógicamente, no era muy fácil vender un oso que no tenía nada especial: tan solo dos colores para elegir (no, los de la imagen no son modelos de Grumly), tamaño “estándar” y funcionamiento sin pilas. Ni siquiera el gruñido que emite al apretar la tripa es demasiado original, ya que muchos juguetes incorporan ese tipo de bolsa interior para conseguir el mismo efecto.

La agencia Enjoy Scher Lafarge, por tanto, no lo tenía muy fácil. El director, Christophe Lafarge, propuso a Jemini que destinara su limitado presupuesto de un millón de francos a la compra y reserva de espacios en los medios, y los gastos de producción corrieron a cargo de la agencia. La solución parecía casi surrealista: Christophe Caubel se encargó de la realización de vídeos de 10 segundos con escenas de la vida cotidiana de Grumly. Y los pocos actores que aparecen eran, ni más ni menos, familiares de los empleados de la agencia.

El resultado del trabajo fue un total de más de 20 spots que impactaron a los espectadores franceses de 1999, en absoluto acostumbrados a este estilo tan “ácido” (por calificarlo de alguna manera). No obstante, los resultados fueron espectaculares: la campaña, inicialmente diseñada para el público infantil, superó todas las expectativas, y llegaron a venderse 120 000 ositos entre consumidores de todas las edades.

Aquí os adjunto un recopilatorio de los anuncios, y debajo incluyo la traducción del eslogan de cada uno de ellos. ¡Espero que os gusten!

  • Grumly, el oso que se dice a sí mismo que ha olvidado guardar la antena.
  • Grumly, el oso que dice cuándo hay que pasar la página.
  • Grumly, el oso que dice ¡Oh, la-la, para!
  • Grumly, el oso que podría, como mínimo, responder al teléfono…
  • Grumly, el oso que pasa.
  • Grumly, el oso que tiene vagas nociones de holandés.
  • Grumly, el oso que lava a 40º.
  • Grumly, el oso que hace [gruñido] y no beeeee.
  • Grumly, el oso que hace 1, 2, 1, 2…
  • Grumly, el oso que “hace bromas a dos francos” [lo traduzco literalmente porque no conozco ninguna expresión equivalente en español].
  • Grumly, el oso que no sabe decir radiador.
  • Grumly, el oso que conoce la canción.
  • Grumly, el oso que prefiere los huevos en tortilla.
  • Grumly, el oso que te avisa de que hay un plátano.
  • Grumly, el oso que también hace “cucú” en el rollo.
  • Grumly, el oso que dice cuándo está verde.
  • Grumly, el oso que debería estar haciendo los deberes.
  • Grumly, el oso que quema el asfalto con su moto.
  • Grumly, el oso que hace olé.
  • Grumly, el oso que pregunta si pican.
  • Grumly, el oso al que no le gustan los pollos.
  • Grumly, el oso que nos enterrará a todos.
  • Grumly, el oso que no consigue pronunciar su nombre.
  • Grumly, el oso que no dormirá solo esta noche.

——————————————————————————————————————————-

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.