París, mucho más que «la ciudad del amor»

París, mucho más que "la ciudad del amor" – Laura Tejerina

Museos, parques de atracciones, conciertos, teatros, música callejera, ambiente bohemio, parques, cafés y crêpes… París lo tiene todo para todos y recibe más de 12 millones de turistas al año. ¿A qué esperas para escaparte a la capital francesa?

Dicen que París es “la ciudad del amor” y el lugar perfecto para vacaciones o mini-escapadas románticas. Sin embargo, esta ciudad tiene mucho más que ofrecer: deliciosa gastronomía apreciada en el mundo entero, obras de arte únicas, barrios bohemios y un auténtico mosaico de personas de todas las edades y de todos los países. Además, su oferta cultural la convierte en una ciudad ideal para los jóvenes.

París y sus museos

Como ya sabrás, muchas maravillas de la Historia del Arte te esperan en el Museo del Louvre Además, te puede interesar el Museo de Orsay, una antigua estación de tren reformada para alojar colecciones del periodo comprendido entre 1848 y 1914, lo que incluye a los impresionistas (Monet, Degas, Renoir, etc.). Su mayor peculiaridad fue su rechazo hacia los cuadros “de estudio”: pintaban directamente de los paisajes naturales.

No dejes de lado el Centro Pompidou, que aloja exposiciones permanentes y temporales de arte moderno. Incluso si eres escéptico con este tipo de manifestación artística, no debes desaprovechar la ocasión de conocer el emblemático edificio, con sus escaleras mecánicas exteriores (en tubos de cristal sobre la fachada).

Desde las alturas

Si vas a París, tienes que olvidar las agujetas, reponer energías con un buen desayuno y prepararte para subir escaleras y hacer frente al vértigo. Una ciudad tan bonita, con sus clásicos edificios con estructura y estilo propios, ofrece además la posibilidad de apreciarlos desde las alturas. Estas son algunas de las visitas que te recomendamos:

  • Torre Eiffel: como es lógico, no puedes ir a la capital francesa sin ir a lo más alto de su máximo icono. Dispones de un servicio de ascensores para llegar hasta la cima. Realmente merece la pena, pero es importante comprar las entradas con antelación en Internet para ahorrarse al menos dos horas de espera.
  • Torre Montparnasse: es un rascacielos desde el cual se aprecia la ciudad en todos sus detalles. No es tan representativa de la ciudad tan representativa como qué como la propia Torre Eiffel, pero tiene el encanto de permitir disfrutar de unas vistas espectaculares en las que está incluida la Torre Eiffel.
  • Notre Dame: la catedral es una de las visitas imprescindibles si vas a hacer turismo en París, pero además debes saber que puedes visitar las torres y el campanario, desde donde hay unas bonitas vistas del “Barrio Latino” (Le Quartier Latin). Para los amantes de la literatura o de Disney, esta pequeña “escalada” será una fantástica oportunidad para formar parte del mundo de “el jorobado”.
  • El Arco de Triunfo: unos 300 escalones te separan de lo alto de esta emblemática construcción, ubicada en el centro de la Plaza de Charles de Gaulle. Esta no es una plaza cualquiera, ya que en ella desembocan doce calles (entre ellas, la avenida de los Campos Elíseos), por lo que en el pasado recibía el nombre de “Plaza de la Estrella”. Desde lo alto, podrás observar los típicos edificios parisinos y divertirte con el pequeño caos de tráfico que forman los vehículos de doce calles al llegar a un mismo sitio.
  • Mirador de Sacré Coeur: la zona de Montmartre también es una visita obligada porque el interior de la basílica de Sacré Coeur es realmente espectacular, y después puedes disfrutar de un paseo muy agradable por las calles de la zona, donde encontrarás numerosos restaurantes y podrás ver a los pintores y caricaturistas en uno de los barrios más bohemios de la ciudad. La otra ventaja de esta zona es que se encuentra en alto, por lo que las vistas desde el mirador son también muy especiales.

Diversión y ocio para todos los gustos

Si todo lo que has leído hasta aquí no te ha parecido convincente, espera a que te contemos otras de las numerosas opciones de ocio que ofrece París.

  • Disfruta como un/a niño/a en los parques temáticos: Disneyland Paris y el Parque Astérix te esperan a las afueras de la ciudad con un sinfín de atracciones y dos mundos de fantasía para todos los públicos. Consulta con antelación las ofertas que puedes conseguir si haces la compra de entradas por Internet.
  • Espectáculos y cines: si vas a pasar algo más que un fin de semana en la ciudad, pueden interesarte los musicales, las películas o las representaciones teatrales. Sin duda la mejor opción es la llamada “zona de los bulevares”, que comprende un radio muy amplio e incluye los bulevares de St. Michel, Montparnasse, St. Germain, Raspail, Port-Royal, etc.
  • Palacio de Versalles: A las afueras de París, puedes visitar el famoso palacio que mandó construir Luis XIV y que cuenta además con un espectacular jardín lleno de fuentes con estatuas. Inolvidable.
  • Marais: el barrio gay de París tiene un ambiente perfecto para salir de fiesta, por lo que es una opción muy recomendable para tus escapadas nocturnas.
  • ¿Quieres dar de comer a gorriones en tu mano? Justo enfrente de la catedral de Notre Dame, hay varios arbustos con una población enorme de gorriones totalmente acostumbrados a que los turistas les den de comer. Lleva pan de molde o bizcocho, acércate a ellos y levanta el brazo con su comida. Si no los asustas, no tardarán en subir de tres en tres o de cuatro en cuatro.

La cultura de la calle

El pasado de Francia ha tenido como consecuencia la construcción de una sociedad multirracial que convierte París en un fantástico símbolo del multiculturalismo. Esto explica, entre otras cosas, que encontremos muchos jóvenes amantes de la música preparando cada día pequeñas representaciones de break dance en la calle. Un buen lugar para disfrutar de estos números es la famosa avenida de los Campos Elíseos.

Y hablando de “cultura en la calle”, hay que mencionar obligatoriamente la famosa “Plaza de los Pintores”, en el corazón de Montmartre (junto a la basílica del Sagrado Corazón o, en francés, Sacré Coeur). Allí, artistas de todas las edades trabajan todos los días para vender caricaturas o cuadros de diversos estilos a los turistas que pasan por allí.

¿Y los jóvenes?

Como es lógico, una capital tan grande tiene mucho que ofrecer a todos los habitantes o turistas, sin importar su edad. Aparte del break dance, los cines y los teatros, encontrarás numerosas opciones para el ocio más joven de París.

Un plan perfecto es contactar con alumnos de la Universidad de la Sorbona, ya que muchos están dispuestos a hacer pequeñas reuniones de intercambio de idiomas (genial idea si quieres practicar tu francés) o a enseñarte la ciudad y acompañarte a las mejores fiestas.

Te recomendamos quedar al lado del Panteón y pasearte por sus alrededores para tomar algo. Encontrarás muchos bares y restaurantes muy baratos y, lo que es más importante… ¡un ambiente joven maravilloso! Debido a los bajos precios, las numerosas callecitas que rodean el mencionado edificio se han convertido en la opción preferida para los estudiantes que no pueden permitirse grandes gastos.

Y nos queda un plan muy divertido para proponerte. En Francia existe una comunidad en Internet que se llama On va sortir! (“¡Vamos a salir!”) . La inscripción es gratuita y, una vez que formas parte del grupo, puedes proponer diferentes actividades en la ciudad o unirte a las que han organizado otros usuarios. Cualquier idea (desde ir al cine hasta hacer un camping, pasando por una “noche loca” de fiesta en un barco) puede convertirse en una experiencia inolvidable.

Turismo low cost

Un detalle muy importante que no se puede pasar por alto es la posibilidad de hacer casi todas tus visitas turísticas por el módico precio de 0€. Si eres menor de 26 años y ciudadano o residente de la Unión Europea, no olvides tu documentación (carné joven, DNI, pasaporte o tarjeta de residencia), ya que podrás conseguir entrada gratuita a más de la mitad de los “sitios típicos”, además de importantes descuentos en otras atracciones turísticas de pago.

En fines de semana y festivos, aprovecha el abono de transporte a precio reducido para menores de 25 años: sin duda, la mejor opción para moverte por la ciudad sin problemas y a un coste muy razonable.

Alojamiento y comidas

París tiene tres aeropuertos, de los cuales Beauvois es el menos recomendable por la distancia que lo separa de la ciudad, aunque es, lógicamente, el destino preferido para las aerolíneas de bajo coste. Buscando billetes con antelación, sin embargo, puedes encontrar ofertas muy interesantes en las compañías tradicionales para llegar a Orly o Charles de Gaulle, perfectamente conectados con la red de Metro de la ciudad.

A la hora del alojamiento, busca hoteles baratos en ofertas por Internet. La mejor zona para encontrar precios muy competitivos es la del barrio 18, pero tiene también la desventaja de ser el “barrio rojo” de París, por lo que puede llegar a ser una zona muy conflictiva por las noches. Asegúrate de que el hotel esté muy cerca de una estación de Metro para ahorrarte problemas, o intenta gastar un poco más para alojarte más cerca del centro, en hoteles ubicados en calles más seguras.

Por otra parte, en Francia está muy extendida la práctica de ofrecer alojamiento a turistas a través de las comunidades de Hospitality Club y Couch Surfing. Recuerda que te esperan personas maravillosas con ganas de ayudarte y enriquecer tu experiencia en París.

Para comer, aprovecha la completa gastronomía francesa, pero también la gran variedad de restaurantes de otros países. Las mejores zonas ya te las hemos mencionado: el barrio latino y los bulevares. Aprovecha para comer crêpes, galettes, sushi, comida griega y turca…

[Este artículo ha sido rescatado de la web GacetaJoven.com, donde lo publiqué el 26 de agosto de 2011].

——————————————————————————————————————————-

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.